Nicolás Rojas, encargado de Comunicaciones Corporación Libertades Ciudadanas:
“Muchas veces lo que hemos hecho no ha tenido la retribución, ni por parte de los medios ni de la población”

Libertades Ciudadanas es una Organización No Gubernamental que se encarga de fomentar la participación activa de la ciudadanía a la hora de la toma de decisiones. Un espacio que, según sus miembros, es necesario ante la falta de activismo por parte de la ciudadanía para estar informado y ser parte de una sociedad que cada día demanda más, y se hace escuchar antes los temas que les parece irregulares o injustos.

Este ha sido un año movido en cuanto a la participación de la ciudadanía en manifestaciones y demadas. Todas estas quizás fomentadas por el desarrollo de las tecnologías digitales, o quizás por una motivación creciente por parte de la población a temas que hasta hace un par de años no eran interesantes quizás por miedo, o a lo mejor porque no contaban con el espacio necesario en los medios.

Libertades Ciudadanas es una de las variadas organizaciones que se encarga de fomentar esta participación ciudadana. Es una corporación que nace en 1997, como respuesta a una sociedad que se encuentra desencantada, debido a ciertas expectativas no cumplicadas luego de los primeros años del regreso a la democracia en nuestro país En este sentido, esta ONG surge ante la necesidad de generar una sociedad civil que se sienta parte de las decisiones índole político, sociales y culturales, que se afincan en la creciente conciencia de derechos de los ciudadanos y ciudadanas, y en la aspiración de alcanzar grados superiores de libertad y justicia para todos y todas, sin exclusiones ni discriminaciones.

En entrevista con Nicolás Rojas Inostroza, encargado de comunicaciones de la corporación, pudimos averiguar acerca de los objetivos y métodos que tienen algunas de estas ONG’s que trabajan acerca del tema de la participación ciudadana. También, dimos cuenta acerca de los defectos y las áreas en donde el trabajo aún ha sido débil, algo que se espera remediar y potenciar con el correr de los años gracias al desarrollo de herramientas como la Internet.

¿Quiénes trabajan en esta corporación?

N: Trabajan Adolfo Castillo, quien en el fondo es el jefe y es historiador; Los sociólogos Viviana Azúa y Felipe Tombolini y la ingeniera en administración pública Viviana Montero. Ellos vendrían a ser como el núcleo más duro de la ONG. Luego existe lo que es como el grupo de apoyo en el participo, y en el que tenemos reuniones semanales pero no trabajamos en las dependencias mismas de la corporación.

¿Qué temáticas abordan?

N: Abordamos cinco áreas: Gestión pública participativa, fortalecimiento de sociedad civil y educación ciudadana,  redes sociales, interculturalidad y globalización y memoria, patrimonio cultural y ciudadanía.

¿Por qué es tan necesario este espacio que otorga una corporación como Libertades Ciudadanas en las sociedades actuales?

N: A mi juicio, se debe al escaso tejido social o redes sociales que existen en Chile. Por ejemplo, es común ver cosas bastante escandalosas como que el 10 por ciento de los más ricos en el país, se llevan el 40 por ciento de las riquezas con las que contamos, mientras que el 10 por ciento más bajo no alcanza si quiera el 1 por ciento. Entonces, todos estos temas que, sumado a otros más básicos como el trato que deben tener las autoridades con la ciudadanía como la pavimentación de las calles hasta materias más complejas, creo que no existen las instancias para discutir estas temáticas en nuestro país.

¿Crees que hay realmente una participación activa de la población en materias sociales?

N: Creo que la sociedad participa, pero depende del grupo de personas. Por ejemplo, en San Joaquín, bastantes adultos mayores participan en instancias como las juntas de vecinos. Eso se debe porque ellos cuentan con mayor tiempo, en cambio el chileno común, con todo lo que trabaja y tiene que hacer no tiene esa misma oportunidad. Pienso que se están haciendo cosas, pero como te comenté anteriormente, me preocupa ver que lo disperso que son los movimientos sociales. Fue interesante, a modo de muestra, lo que pasó con la “Revolución Pingüina”, pero fue fugaz. En definitiva, si bien existe participación, es poca.

¿Cómo introduce temas en la agenda su corporación? ¿Qué métodos emplea?

N: La verdad es que nosotros hemos tenido algunas apariciones en los medios, pero la verdad ha sido un tema bien complejo que los medios de comunicación se interesen en ciertos temas.

¿Por qué crees que pasa eso?

N: Lo que pasa es que no hay un interés de los medios de fortalecer una sociedad civil. Se le da mucha cobertura a temas como los mineros, pero en cambio a lo que son las condiciones laborales en Chile se pasan por alto. Entonces creo que falta disposición, incluso de parte del Estado. Ponte tú, cuando se produce una marcha y hay 10 buses de carabineros, ellos mismos no generan la oportunidad para la discusión.

Según ustedes como corporación ¿Hay quizás cierta culpa de uno, como integrante de una sociedad civil, para que ocurra esto?

N: Creo que si hay responsabilidades de todos en esto de permitir que no se tenga la cobertura necesaria a temas de importancia, y eso se debe porque no le damos la dedicación necesaria a esas temáticas.  Es así como, por ejemplo, muchas veces lo que hemos hecho no ha tenido la retribución ni por parte de los medios ni de la población. Como no hay una sociedad civil tan fuerte, tampoco existe una demanda de ciertos asuntos por parte de los consumidores o receptores de noticias.  Por lo tanto, las pautas son impuestas porque no existe una retroalimentación.

¿Cómo describirías la relación entre los medios de comunicación  chilenos y las ONG´s y la sociedad civil en general? ¿Qué consecuencias tiene esto que describes?

N: Pienso que existe por parte de los medios de comunicación, una utilización de la sociedad civil, en cuanto a la capacidad de generar temas. Es decir, creo que no se hace un trabajo mancomunado entre las 3 partes, sino que sólo una de estas saca provecho a esta instancia de relación que se genera. Por ejemplo, nosotros como ONG trabajamos en una campaña de orientación acerca de la Ley de Transparencia, y llamamos a 3 agencias de noticias, como la agencia UPI y un par más con el fin de difundir este proyecto. Sin embargo, no tuvimos buena respuesta y, peor aún, no fue nadie. Eso como consecuencia hace que todo siga igual, algo que a nuestro parecer no nos parece bueno, pues una democracia fuerte y estable exige una ciudadanía que “esté ahí” y que requiera de una colaboración activa entre estas tres dimensiones. Han existido avances como lo del tema de la Ley de Transparencia, pero si hacemos una encuesta, estoy seguro que el 80 por ciento de la población no sabe cómo usarla.

Cómo defines la relación que ustedes como organización tienen con los medios de comunicación? ¿Qué particularidades tiene ese vínculo? ¿Cuáles son tus principales críticas a los medios, los periodistas y a las ONG´s? ¿Qué es lo que destacas de su aporte?

N: Hemos tenido relaciones bien interesantes con los medios comunales en especial. Por ejemplo, con la radio de San Joaquín, que es uno de los más escuchados del sector, tenemos una buena recepción por parte de los encargados del medio. También con aquellos medios alternativos como El Ciudadano hay una excelente disposición a trabajar y generar contenidos. Pero, también hay una pereza en cuanto a querer armar estos vínculos con esos medios; Con relación a los grandes medios, es sumamente difícil generar estas instancias o meter tus temas en las agendas, como además no somos una gran organización; Con respecto a los periodistas, considero que son poco innovadores a la hora de generar las pautas; Mientras en el caso de las ONG’s es positivo el hecho de hayan convenios y relaciones más cercanas con el fin de lograr instalar temas con más fuerza.

¿Hay algún medio de comunicación u ONG que te parezca que haga algún trabajo notable comunicacionalmente hablando en relación a este vínculo  medios-ONG´s (sociedad civil)?

N: La radio Bío-Bío sin duda alguna. Al menos a eso uno apunta o piensa cuando se trata de establecer vínculos u oportunidades con los medios de comunicación. Tienen la disposición de mandar a reporteros a las conferencias de prensa, informar acerca de lo que no se informa. Logran cubrir los temas que a veces se encubren en los grandes medios como lo del tema mapuche o el caso de los cajeros de líder, que no tienen la cobertura porque los grandes medios se financian con este tipo de empresas. Entonces, es aplaudible este tipo de actitudes por parte de la radio. El Diario Uno también me parece interesante y la ANARCICH (Asociación de Radios Comunitarias de Chile), con los que hemos firmado un acuerdo para el fin de difundir información acerca educación previsional, en forma gratuita.

¿Qué opinas acerca del periodismo ciudadano?

N: Me parece súper bueno que la mayor cantidad de voces tenga su tribuna en los medios, pero a la vez me resulta ridículo un poco esta definición de “periodismo ciudadano”, en donde alguien grabe a un bus en la carretera que vaya a X velocidad. O sea, si hay periodismo ciudadano, que sea en los espacios para que alguien pueda cuestionar los temas de desigualdad, ahora, a alguien así ¿Le darán el espacio o la tribuna para que diga lo que piensa con respecto a eso? Ahí es donde entra un poco en conflicto esta visión sobre lo que es el periodismo ciudadano. En el fondo, si todo esto estuviera acompañado de otras grandes temáticas.

¿Qué podría contribuir a potenciar esta relación y a rescatar mejor los intereses de la sociedad civil, particularmente de las ONG´s en los medios de comunicación?

N: Creo que una mejor comunicación entre los editores y los encargados de las comunicaciones de las ONG’s permitirían una relación positiva a la hora de abordar los temas que interesan a la sociedad civil. Eso sería también como una autocrítica a nosotros como corporación, pues por ejemplo a veces nos envían ciertas informaciones o archivos, y al final para muchos son una lata…Como que al final, las ONG’s no facilitan el proceso de hacer atractivos los temas para difundirlos a la sociedad civil. Hace falta, por parte de los periodistas y trabajadores de las ONG’s, pedir reuniones, explicar en qué se está trabajando, pero que exista también de parte de los medios la disposición para escuchar y comprender. Porque no sirve de mucho estar trabajando sólo con estos medios alternativos o de nichos, pues no tenemos la cobertura suficiente.

¿Qué proyectos vienen para Libertades Ciudadanas?

N: Trabajar con la nueva Ley de Participación Ciudadana Local que se está discutiendo actualmente en el Congreso. También, estamos trabajando en una campaña que se llama “Nuestros miedos”, que pretende abarcar una campaña comunicacional grande, en donde estamos buscando a alguien que nos pueda financiar, y que consiste en retratar los miedos de la sociedad, o sea, cómo los miedos no nos permiten ser felices.

Por David Muñoz